La fascitis plantar. ¿Qué es?

La fascitis plantar. ¿Qué es?
5 (100%) 6 votes

Podríamos definir la fascitis plantar como la inflamación de la fascia plantar, conocida como aponeurosis plantar del pie, una inflamación aguda que provoca un dolor intenso en el área afectada. La fascia plantar es una banda de tejido conectivo de carácter elástico que se sitúa entre el calcáneo y la zona metatarsal. La fascitis plantar, por tanto, se va a producir en un área del pie y como hemos dicho, provoca un dolor intenso. No obstante, se debe señalar que con los nuevos tratamientos puede llegar a dejar de ser un problema.

La fascia plantar sirve de soporte del cuerpo y absorbe el impacto en la pisada, manteniendo la forma del pie. Otra de sus funciones es proteger a los metatarsianos para así evitar que los dedos se flexionen en exceso durante, por ejemplo, la actividad deportiva.

¿Qué es la fascitis plantar?

 

En la fascitis plantar lo que ocurre es una serie de microtraumatismos por el exceso de uso de la planta del pie en un espacio de tiempo corto, por lo que al organismo no le da tiempo a repararlos y si no se produce la reparación pueden verse afectados los dedos.

Esta clase de lesiones son comunes en deportistas, generalmente en corredores (y más frecuentes aún en los que no hacen estiramiento), lo cual se entiende con facilidad ya que el impacto que se ocasiona en el área fruto de la pisada, ya que al realizar la carrera se cuenta con una mayor energía que al realizarse andando. Puede producirse esta lesión por el sobrepeso y por tener unas zapatillas de deporte inadecuadas durante la práctica del deporte.

Por ello, una de las recomendaciones frecuentes de los expertos de salud es que, a pesar de que es un excelente ejercicio, si sufres de sobrepeso y quieres adelgazar, no conviene practicar atletismo para ello, ya que puedes resentir en exceso la fascia plantar. Por ello, conviene acudir a otros ejercicios para cuidar mejor nuestra salud y así evitar la fascitis plantar.

Además, hay que tener en cuenta que es muy recomendable el cuidado de nuestros pies, ya que son elemento nuclear en la estructura motora de nuestro organismo, sobre todo la planta de los mismos. Por tanto, conviene evitar lesiones en los mismos, lo cual no implica abandonar el deporte en nuestra opinión.

Causas. ¿Cómo se produce?

Existen diversas causas por las que se origina la fascitis plantar, la más usual es un exceso en la práctica de atletismo. El atletismo es un ejercicio muy sano, pero en exceso puede producir lesiones. Otro de los motivos puede ser un exceso de curvatura del pie o un pie vago.

La teoría clásica pensaba que la causa de esta lesión (la fascitis plantar) se debía a la presencia de un espolón en el talón, es decir, una protuberancia del hueso que causaba inflamación en los tejidos contiguos, entre ellos la fascia plantar. Por ello se culpaba de este mal al espolón como podrás ver.

No obstante, hay una diversidad de causas que producen la fascitis por lo que conociéndolas podremos prevenir esta lesión de una forma más efectiva y eficaz. Las más comunes son:

  1. Sobrepeso: una de las consecuencias del sobrepeso es que el pie ha de soportar más peso lo cual provoca que se produzcan más micro traumatismos y que el área se vea más afectada.
  2. Tendón de Aquiles tenso, es muy frecuente de ver.
  3. Pies planos: aunque también se puede producir, por lo contrario, es decir, por unos pies arqueados en exceso.
  4. La edad: la edad provoca que se produzca una importante pérdida de elasticidad, lo cual provoca que la fascia también pierda elasticidad. Además, hay que añadir que la capa de grasa presente en el talón disminuye, por lo cual la pisada se ve menos amortiguada. La musculatura que participa en la pisada también pierde fuerza. Todo ello conduce a que se produzca esta lesión.
  5. Sobrecarga en el pie: esto usualmente está provocado por correr en exceso. Pero puede resultar agravado por la práctica del atletismo con un calzado que no sea el adecuado, lo cual puede originar la aparición de la fascitis plantar.
  6. Correr en una superficie demasiado dura.
  7. No estirar: como en todos los deportes estirar en el atletismo resulta fundamental. Es una de los mejores métodos para eliminar la aparición de la fascitis plantar.

Como se puede observar, son causas tanto internas como externas. Causas internas serían por ejemplo la edad o tener un talón de Aquiles demasiado corto. Externas, por el contrario, serían correr sobre una superficie demasiado dura o la presencia de un mal calzado. Por ello, al conocer las causas, resulta fundamental prevenirlas.

Duración de la enfermedad de la fascia plantar.

Respecto a la duración, hay que tener en cuenta que resulta fundamental aplicar un tratamiento para evitar que esta se convierta en crónica.

La duración del se deslinda en diversas fases temporales:

La primera fase del tratamiento puede durar entre cuatro y seis semanas. En esta fase se produce una serie de cambios tanto en la actividad física como en la deportiva: por ejemplo, la disminución en el peso, masaje, ejercicios de estiramiento y el cambio del calzado.

La inflamación de la fascia plantar

En la segunda fase, que tiene una duración de entre doce y dieciséis semanas (como puedes observar es mucho mayor que la primera fase) se utilizan diversas terapias como la utilización de corticoides o terapia física o incluso la utilización de yeso.

En una tercera fase, a los seis meses, se utilizan tratamientos de última generación (mucho más caros) como los factores de crecimiento o las ondas de choque.

Como puedes ver el tratamiento es largo. Pero esto se debe a que resulta fundamental que la fascitis no resulte crónica, ya que puede tener fatales consecuencias para la salud del individuo y, sobre todo, para su calidad de vida. No obstante, hay que recalcar que hemos expuesto el tratamiento clásico. Siempre hay que determinar cuál es el mejor tratamiento para nuestro caso.

La fascitis plantar crónica.

Hay algunos síntomas a través de los que podemos intuir si tenemos o no fascitis plantar crónica. Esta lesión se origina por la inflamación de la fascia plantar. Su dolor es recurrente, pero a diferencia de la fascitis “normal” no sólo afecta a la fascia, sino que se extiende a distintas áreas de la pierna. Normalmente, tiene como causa la contracción de los músculos del tren inferior del cuerpo, en concreto el soleo, el calcáneo y los glúteos.

Además, comparte causas con las fascitis común como podrían ser el sobrepeso, el exceso de ejercicio, la edad, el arqueamiento del pie y las diversas causas que hemos analizado.

Este trastorno debilitante del pie es el más común de tal forma que afecta a casi el 10% de la población y provoca un millón de visitas al médico. Como se reitera desde asociaciones médicas, la fascitis plantar crónica es un trastorno que afecta de manera omnipresente, mermando la calidad de vida del sujeto y dificulta, por ende, una vida apacible.

La sintomatología de este trastorno se manifiesta en las primeras horas del día. Esto se debe a que por la noche el músculo ha estado relajado y le cuesta volver a entrar en acción durante el día. El dolor que provoca, según los pacientes, es muy intenso.

No obstante, si sufres de fascitis plantar crónica estás de enhorabuena, ya que hay nuevos tratamientos que te pueden librar de este mal.

Diversos científicos están trabajando en un nuevo tratamiento en el que se utiliza imágenes de ultrasonido y energía ultrasónica para penetrar y eliminar el tejido dañado, y de esta forma, lograr espacio para que crezca tejido nuevo y se regenere la zona afectada.

También existen productos específicos que pueden ayudarnos a superarla y determinados ejercicios pueden ayudarnos.

Síntomas y Diagnóstico de la fascitis plantar.

El diagnóstico de la fascitis plantar consiste en un procedimiento bastante sencillo de realizar por cualquier especialista y de esta forma poder mejorar los tratamientos.

El médico o especialista de que se trate, simplemente se fijará en los síntomas físicos más visibles a primera vista, es decir, que tratará de observar si sobre el área afectada existe inflamación, si esta área en concreto está enrojecida a causa de la dolencia, y exactamente, cuánta sensibilidad tiene el paciente en el talón.

Sin embargo, estos síntomas no solo son característicos de la fascitis plantar, sino que son comunes a otro tipo de afecciones que pueden encontrarse en el pie. Por ello, para casos extremos en que el dolor sea muy intenso, puede que el especialista o el facultativo ordene que se hagan sobre el paciente ecografías del área afectada para descartar que se trate de algo muscular o referente a fibras o articulaciones, o una radiografía, para estar seguros de que el dolor agudo no proviene de la rotura del hueso del tobillo o cualquiera otro del área de la planta del pie.

Sea como sea, este no es un diagnóstico difícil, por lo que se puede estar más que tranquilo. No obstante, aunque no sea un proceso complicado, sí que es realmente importante identificar de qué se trata para que se pueda poner al paciente un tratamiento adecuado.

Sin embargo, sería recomendable que nosotros mismos supiésemos si tenemos un caso de fascitis plantar sobre nosotros mismos antes de acudir a un especialista, solamente para ir prevenidos en lo que puedan decirnos sobre la fascitis plantar. Pero para ello, primero habría que conocer algunos de los síntomas más comunes de la fascitis plantar.

Cuando aparece una fascitis plantar, el síntoma característico de esta afección es un dolor que podemos encontrar situado en la cara interna del talón, es decir, en la planta del pie y no en otro sitio, que es realmente el área en la que podemos encontrar la fascia plantar. Este dolor será más agudo por las mañanas, debido a que el momento en que acabamos de despertarnos el cuerpo está más rígido.

Pero no solamente es característico el dolor, sino que después del dolor puede aparecer una inflamación no muy grave de la zona que se ha afectado, y a consecuencia de esto, la zona puede volverse roja y muy sensible a cualquier rozamiento.

En conclusión, la fascitis plantar es un trastorno que provoca mucho dolor. Para evitar la fascitis plantar, y por tanto el dolor que provoca en el pie, debemos tener un buen sistema de prevención, como por ejemplo podría ser el uso de plantillas. Las plantillas son un buen sistema de prevención para el problema y son muy baratas por lo que debe usarse este complemento. En esta web encontrarás información sobre la fascitis plantar, ayuda para tratar tus problemas con el pie y al caminar, y, por ende, los mejores consejos como utilizar un vendaje para prevenir el dolor, hacer estiramientos (de vital importancia los estiramientos) y como última solución acudir a fisioterapia. Pero hemos de señalar que lo más importante es un buen sistema de prevención.

Por tanto, la fascitis plantar puede evitarse. Siempre será mejor que tener que remediar el dolor. Como decía el dicho es mejor prevenir que curar. El pie lo agradecerá y tu salud también.

Fuentes:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR