El problema de la fascitis plantar en los niños
5 (100%) 3 votes

Esta enfermedad se produce por una gran irritación de la fascia y normalmente se produce por el exceso de deporte. Deportes como el atletismo o el baloncesto son más proclives a que aparezca esta dolencia.

Respecto a los niños resulta alarmante como ha crecido el número de afectados por esta enfermedad. Esto puede deberse al incremento de los llamados niños deportistas. Cada vez es más frecuente que los más pequeños se inicien antes en la práctica deportiva.

Los síntomas que determinan que estamos ante una fascitis plantar son:

  • Molestias en la planta del pie durante las primeras horas. Con el paso del día estas molestias se van atenuando.
  • Posible dolor en el tobillo o en los dedos del pie.
  • Dolor en estas zonas aun estando en reposo.

Será el facultativo el que deba determinar si efectivamente estamos ante un caso de fascitis plantar o no. Para ello puede utilizar distintos medios como ecografías o radiografías, o incluso si lo requiere el caso un estudio de la marcha del menor.

Los médicos habitualmente antes de realizar estas pruebas buscan averiguar cuál es la zona exacta en la que el paciente sufre el dolor, de esta manera el diagnóstico se simplifica y requiere de menos pruebas. El método más sencillo es someter al pie a una pequeña presión en la zona para contrastar el diagnóstico viendo si el dolor aumenta.

Para proteger a los más pequeños de esta molestísima lesión hay que prevenir la aparición de la misma. Esto se puede realizar de varias formas y con varios medios:

  • Evitar el sobrepeso: el sobrepeso produce una mayor presión en la zona del pie lo cual resiente la fascia plantar, hay que procurar que nuestro pequeño esté en forma.
  • Hacer estiramientos del pie: los estiramientos ayudar a calentarlo y será más fácil impedir que se produzca fascitis o incluso una ruptura de la fascia plantar.
  • Tener un calzado adecuado: un calzado adecuado permitirá que la pisada se amortigüe y no se someta a tanto esfuerzo a la fascia plantar.

La fascitis tiene varias causas como, por ejemplo, el sobrepeso y un mal calzado. Otros factores que pueden ocasionar el aumento del riesgo de sufrir esta lesión son:

  • Actividades de gran tensión: como podría ser el atletismo o el baile. Resulta especialmente peligroso el ballet para la salud de nuestros pies. Aunque con la técnica debida el riesgo es menor.
  • Problemas de pies planos o pies cavos: con este tipo de variaciones en la forma normal de los pies nos exponemos a la posibilidad de que la pisada se distribuya de manera incorrecta y soporte más peso del que debería la fascia. Resulta fundamental resolver esto.

En el caso de los niños, los tratamientos más habituales son el reposo y otros paliativos del dolor, como podrían ser los cubos de hielo en la zona afectada y antiinflamatorios como el ibuprofeno y el paracetamol.

También es conveniente que realicen ejercicios con el fin de lograr la desaparición del trastorno.

Por último, recordar que resulta fundamental que sea un médico el que diagnostique a nuestro pequeño de fascitis. Debemos huir de los auto diagnósticos, ya que ni hemos estudiado medicina, y es que, además, resultan ser muy peligrosos si lo que queremos es lograr el bienestar de nuestro pequeño.

La fascitis es una enfermedad muy molesta, pero con el debido tratamiento se puede lograr una buena recuperación, y, por tanto, no conviene darse por vencido por muy dolorosa que resulte esta misma. Sobre todo lo fundamental es que el tratamiento se adapte a las necesidades de tu pequeño, con el fin de evitar una posible operación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR
Share This